La Universidad Aeronáutica en Querétaro (UNAQ) es consolidada como un eje de manufactura del sector aeroespacial en México y el mundo.

Gobierno del Estado de Querétaro / UNAQ

Este 2019 que termina, la Universidad Aeronáutica en Querétaro (UNAQ) cumplió 12 años y gracias a su infraestructura y equipamiento se ha posicionado como una referencia nacional e internacional.

En 2005 la compañía canadiense Bombardier Aerospace -dedicada a la fabricación de aeronaves- puso sus ojos en México para la instalación de una de sus plantas de manufactura. Querétaro fue el estado elegido para el proyecto que inició como un Programa de Entrenamiento Intensivo para la Industria Aeroespacial que se incubó en la Universidad Tecnológica de Querétaro.

Dos años más tarde, en 2007, los gobiernos federal y estatal formalizaron el decreto de creación de la Universidad Aeronáutica en Querétaro, como un organismo público para proveer a las compañías aeronáuticas de profesionales altamente calificados.

Para lograr ese objetivo se configuró un modelo educativo altamente competitivo que agrupa tres niveles académicos: Técnico Superior Universitario, Ingeniería y Posgrado.

Además se instituyeron cursos de entrenamiento de personal técnico en especialidades como materiales compuestos, maquinados de precisión y ensambles eléctricos, entre otros, y cursos de educación contínua como formación de sobrecargos  de aviación, curso de oficial de operaciones aeronáuticas y diplomados, entre otros.

La oferta académica es acorde a la lógica de las capacidades y las competencias que las compañías demandarán en el corto, mediano y largo plazo.

Gracias al esquema Triple Hélice se ha configurado un ecosistema que permite generar las condiciones para que más compañías aeronáuticas se instalen en Querétaro, ya que en este corto tiempo la entidad ha agrupado aproximadamente el cincuenta por ciento de la inversión extranjera directa, convirtiéndose en un sector estratégico no solo para el estado, sino para el país.

Uno de los hitos de la institución fue la construcción del Campus Franco Mexicano, un espacio dentro de las instalaciones de la UNAQ que busca recrear una zona de mantenimiento mayor y menor de aeronaves y es resultado de la alianza estratégica entre el Gobierno Francés y el Gobierno Mexicano para impartir educación aeronáutica de calidad internacional.

Desde sus inicios, la UNAQ se ha colocado como factor de ventaja competitiva innegable que contribuye al desarrollo y la consolidación de la industria aeroespacial, capacitando a los profesionales e investigadores que el sector aeronáutico requiere, un factor crucial que lleva a la Institución y los estudiantes a conquistar, como su eslogan dice, “un cielo de oportunidades”.

 Conoce más de su historia en www.unaq.edu.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *