Aprender a delegar y a hacer control de daños ante los errores son algunas estrategias que mejorarán tu desempeño como líder.

CNN Expansión / Jeanne Sahadi

Dirigir un equipo o una división en el trabajo no viene con un libro de estrategias ganadoras que garanticen que cumplirás con cada objetivo asignado y mantendrás a tu equipo feliz y productivo.

Mucho dependerá de la experiencia, del temperamento y las fortalezas de los miembros de tu equipo, así como de los tuyas propias, sin mencionar lo bien que se lleven unos con otros.

Aquí te mostramos cómo manejar situaciones y dilemas comunes que pueden hacerte tropezar si no tienes cuidado.

1. ¿Eres malo para delegar? 

Una gran razón por la que algunos gerentes no delegan lo suficiente es que tienen miedo. Les preocupa no poder confiar en que otra persona haga una tarea tan bien o tan rápido como ellos. Les preocupa que su reputación se vea perjudicada si la persona a quien delegan se equivoca. O se sienten amenazados por el talento de uno de sus subordinados.

2. ¿No te gusta alguien de tu equipo? Evitarlo empeora las cosas

Es tu trabajo como líder descubrir cómo motivar y dirigir a todos en tu equipo, incluso a las personas que realmente no te gustan. Siendo humano, estarás tentado a evitarlos tanto como sea posible o simplemente pretender que todo está bien. Ambos enfoques serán contraproducentes.

3. ¿Otro gerente te molesta? No dejes que infecte tu trabajo

Los subordinados no son los únicos que pueden provocarte. Tener que trabajar cooperativamente con otros gerentes es inevitable cuando cada CEO quiere ‘romper los grupitos’ en una empresa. Pero cuando alguien quiere pasar por encima de ti o simplemente socava tus esfuerzos involuntariamente, es difícil concentrarse en el trabajo en equipo de ‘uno para todos, todos para uno’.

4. ¿Cometiste un gran error? Haz control de daños

Los errores son inevitables y muchos son fácilmente perdonados. Pero algunos pasos en falso pueden amenazar tu reputación, poner en riesgo tu trabajo o someter a tu empleador a problemas legales.

5. ¿Recién ascendido a una gerencia? Tendrás que cambiar algunas cosas

Una vez que llegues a la cima de tu departamento o división, es hora de reconsiderar tu presentación, comprender mejor cómo te perciben los demás y descubrir qué necesitas hacer de manera distinta para tener éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *