Evolución de la pandemia, las acciones del gobierno estatal y los efectos económicos negativos que llegaron con el SARS-COV-2.

Klever Business Media / Ale Campos

La pandemia de COVID-19 en México, que inició en China a finales de 2019, inició a partir del 27 de febrero de 2020, han pasado ya dos meses y el panorama actual no se considera favorable; el sector salud y los indicadores económicos tambalean al punto del colapso. 

En el mundo; las cifras (hasta principios de marzo) indicaban que eran más de 784 mil las personas contagiadas con el nuevo coronavirus y más de 37 mil 600 decesos, según la Universidad Johns Hopkins, que rastrea casos reportados por la Organización Mundial de la Salud y fuentes adicionales.

El primer caso confirmado se presentó en la Ciudad de México y se trató de un mexicano que había viajado a Italia. 

El doctor, Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, informó acerca del contagio, en las primeras horas de la mañana, durante la conferencia matutina del presidente, Andrés Manuel López Obrador; ése mismo día también anunciaron que todos los días darían un reporte diario sobre el tema en México.

Pocas horas después del anuncio del primer caso en México, se dio a conocer otro caso en el estado de Sinaloa y un tercer caso, nuevamente en la Ciudad de México. 

El virus llega a Querétaro.

Mientras tanto, el 11 de marzo se confirmaba el primer caso de infección por COVID-19 en Querétaro; el hombre infectado era un residente de España, que viajó a México vía el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), y se trasladó a Querétaro en auto particular para visitar a sus familiares.

Al presentar la sintomatología, se le practicaron las pruebas y el resultado fue positivo a coronavirus, se aisló de inmediato en su casa y se monitoreó para vigilar su evolución, así mismo, de acuerdo al protocolo de seguridad sanitaria, se dio seguimiento a su círculo cercano con el objetivo de evitar la propagación del virus, de dar atención a sus familiares, en caso de ser necesario o descartar contagios. 

GOBERNADOR SE REUNE CON PARTE DE SU GABINETE PARA ABORDAR TEMAS RELACIONADOS CON LA ECONOMIA DEL ESTADO

La primera víctima; FASE 1.

La primera muerte ocasionada por coronavirus sucedió el 18 de marzo; un hombre de 41 años que estaba internado en Instituto Nacional de Enfermedades Respiratoria (INER) de la capital del país, desde el 9 de marzo; padecía de diabetes y, de acuerdo a sus familiares, había asistido a un concierto de rock el pasado 3 de marzo en el Palacio de los Deportes de Ciudad de México.

Entretanto, Hugo López-Gatell, notificaba que dicha muerte no modificaba el escenario del protocolo ante la pandemia y daba a conocer que México seguiría en la FASE 1.

Al respecto, el Gobierno de México, en coordinación con la Secretaría de Salud, inició con la implementación una serie de medidas para prevenir y controlar los contagios en el país, entre las cuales se incluyen la extensión del período vacacional estudiantil, la Jornada Nacional de Sana Distancia y el Plan DN-III-E. 

El 19 de marzo, en Querétaro, se crea el Comité Técnico para la atención de COVID19, integrado por el gabinete de seguridad estatal, tres consejeros ciudadanos, representantes de los tres niveles de gobierno y de los tres poderes del estado a nivel local, así como los 18 presidentes municipales de la entidad.

Se aprobó el “Acuerdo de Medidas de Seguridad Sanitaria” en el que se establecieron 28 medidas de Seguridad Sanitaria, publicadas en el periódico oficial La Sombra de Arteaga, con vigencia desde el 19 de marzo.

“Somos ejemplo nacional por el trabajo conjunto entre autoridades y ciudadanos. Estamos trabajando con nuestra realidad y destinaremos toda la fuerza del estado: toda su capacidad científica, técnica, logística y financiera al cuidado de la salud de las y los queretanos”, afirmaba el Gobernador de Querétaro.

#QuédateEnCasa

Algunas empresas, negocios y establecimientos iniciaron la implementación de las medidas de seguridad que continuamente se repetían en las conferencias del “Dr. Gatell” por parte de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para entonces, el alcohol en gel y el lavado de manos constante comenzaron a ser hábitos entre la población nacional. Algunas empresas, con responsanbilidad social, comenzaron a establecer estrategias en las dinámicas de trabajo; algunas con turnos escalonados, o  el home office para sus empleados, por mencionar algunas de las más comunes.

El 24 de marzo, las escuelas en el estado de Querétaro y del resto del país, dejaron de laborar de manera normal, adaptando sus actividades diarias con los recursos tecnológicos (algunas) y humanos a los que tuvieran alcance. Con esto daba inicio la FASE 2,que comprendía primordialmente la suspensión de ciertas actividades económicas, la restricción de congregaciones masivas y la recomendación de resguardo domiciliario a la población en general. 

Desde entonces, el sector productivo, comercial y empresarial, a nivel nacional, comenzaron a vislumbrar la enorme pérdida económica que estaban a punto de enfrentar; por ello, iniciaron las solicitudes al Gobierno Federal para gestionar, desarrollar y poner en marcha estrategias financieras que dieran soporte, sobre todo, a las MyPymes.

En Querétaro, representantes de todos los sectores; cámaras, asociaciones, patronatos y sindicatos, solicitaron desde entonces estímulos fiscales para evitar, en la medida de lo posible, la pérdida de empleos; a lo que el Gobierno Federal se negó.

“Emergencia Sanitaria”: más de mil casos positivos.

El caso de Querétaro, como entidad autónoma, fue diferente. La estabilidad económica que se vivía, a mediados de marzo; la fuerte inversión nacional y extranjera establecida en el estado, la estabilidad del sector turístico (considerado como uno de los destinos más visitados en México) principalmente, fueron algunos de los factores que permitieron contar con el recurso económico para desarrollar programas emergentes de apoyo a la población en alimentación, salud y economía.  

Para el 30 de marzo, las autoridades sanitarias del Gobierno Federal declaran una “emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor” como consecuencia de la evolución de casos confirmados y muertes por la enfermedad en el país, lo cual dio lugar a la ejecución de acciones adicionales para su prevención y control.

Para entonces el acumulado de casos positivos a nivel mundial era de 850 mil con más de 42 mil muertes; en México, mil 94 y 28 defunciones; en Querétaro 29 casos confirmados y un deceso. Uno de los casos confirmados dentro de la estadística estatal fue el del Gobernador de Querétaro, quien resutara como positivo a la prueba de COVID-19 y manejó, desde su domicilio y en aislamiento, toda la operación del estado.

Abril: incremento de casos, pérdida de empleos y FASE 3.

Con el inicio de la FASE 3, el 21 de abril, mediante la cual se extenderían las actividades de prevención y control realizadas en las anteriores fases al menos hasta finales de mayo. El ambiente de los sectores empresariales, comerciales y de producción comezaba a tensarse, México estaba entrando a una de las peores crisis en su historia.

De acuerdo a un documento publicado por la Secretaría de Trabajo y previsión social, en Querétaro se registraron 3 mil 807 empleos perdidos, durante el mes de marzo; pues sumaban 615 mil 585 asegurados asociados a un empleo y durante marzo el indicador disminuyó a 611 mil 778; reportando una caída del 0.6%. A nivel nacional, el mismo reporte de la STPS, indicaba la pérdida de 130 mil 593 empleos.

Efectos de la pandemia.

Algunos efectos que ha tenido la pandemia en México incluyen la generación de compras de pánico y saqueos de establecimientos, que a su vez ha conducido a la eventual falta de productos de limpieza e higiene personal; la suspensión de eventos socioculturales; el cierre temporal o definitivo de empresas y la caída del precio del combustible así como del peso mexicano en los mercados de divisas internacionales. 

A mediados de abril de 2020, se reportó una tasa de mortalidad de 0,26 por 100 mil habitantes en el país, además de una tasa de recuperación de 40 %, en la cual 8 de cada 10 casos se recupera en un periodo de 14 días y no registran secuelas o daños. 

Asimismo la Secretaría de Salud señaló que, a principios de mayo de 2020, existían unos 104,512 casos estimados en México, al considerar el total de casos confirmados como una muestra estadística a partir del modelo centinela.

En Querétaro se estimaba en ese momento, que el pico más alto de contagios en la entidad se encontraría entre los días 8 y 9 de mayo, por ello, las autoridades sanitarias estatales y el consejo Técnico decidieron endurecer las medidas de seguridad sanitaria, haciendo obligatorio el uso de cubrebocas en espacios públicos y estableciendo filtros sanitarios en los límites del Estado con estados vecinos.

Hasta el domingo 10 de mayo de 2020, se habían registrado más de 4 millones de contagios y más de 282 mil muertes en el mundo; en México son más de 35 mil casos confirmados y 3,465 defunciones; de los cuales, en Querétaro reporte indica 271 casos confirmados y 24 defunciones asociadas con el COVID-19.

Se piensa que puede existir una segunda oleada de contagios en otoño o que puede convertirse en una enfermedad estacional; las autoridades estatales han recomendado no hacer caso de conjeturas pues ninguna investigación científica ha dado resultados concluyentes al respecto, lo que sí recomiendan es que se sigan las medidas de cuidado sanitario y el aislamiento para evitar la propagación del virus y con ello un colapso del sistema hospitalario de la entidad.

Fuentes: https://www.queretaro.gob.mx/covid19https://www.gob.mx/stps, expansión.mx 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *