La compañía japonesa colocó casi 110,000 unidades en 2018, pero para 2019 la coyuntura ha ajustado el objetivo de la marca.

La crisis en ventas del mercado mexicano podría arruinarle la fiesta a la automotriz japonesa Toyota. Tras haber colocado en el país 108,761 unidades en 2018 –el máximo histórico desde que la compañía inició operaciones en México–, la compañía reconoce que la coyuntura le ha obligado a ajustar su perspectiva.

“En julio tuvimos un gran crecimiento, de 14.1%, pero nos ajustamos conforme al mercado”, dijo Tom Sullivan, presidente de Toyota Motors México, por lo cual la empresa estima colocar más de 100,000 unidades, aunque sin una cifra concreta.

Aun así, la compañía se mostró optimista en cuanto al crecimiento del cierre del año. Guillermo Díaz, director de operaciones de la firma, explicó que de enero a julio la armadora había colocado 58,564 vehículos, 59% del objetivo de 100,000 unidades. No obstante, en este periodo registró una caída de 2.1% respecto a 2018.

“Han sido siete meses que nos han dado muchos retos, ante una industria con una nueva dinámica a la que hemos tenido que ir adaptándonos”, dijo. 

Mejores noticias ofrece el segmento de vehículos híbridos –que la compañía lidera con cinco autos en el mercado– donde espera un alza en las ventas en 2019 de 3%, superando los 11,498 autos comercializados el año previo.

Además, la compañía prevé mantener su participación de mercado (de 7.7% en 2018), y considera que la apertura de su nueva planta en Guanajuato –que estaría operando hacia final de año– abrirá una nueva ventana de oportunidades en el país

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *