Por segunda vez en dos meses, la reina Isabel II tuvo que leer el programa de gobierno de Boris Johnson. El primer ministro ahora tiene la mayoría parlamentaria para llevar a cabo sus planes, comenzando por el Brexit.

Forbes México / Redacción

A finales de octubre, la reina Isabel II dio a conocer el programa de Gobierno de Boris Johnson. Tras la victoria de los conservadores y de Johnson en las últimas elecciones del jueves pasado, la monarca tuvo que leer nuevamente el plan de los tories para el futuro del Reino Unido. Inevitablemente, en algunos pasajes se repitió. Pero todo es nuevo para Boris Johnson, porque ahora tiene la mayoría parlamentaria para que se aprueben sus treinta proyectos de ley.

Brexit: el principio del fin

Gran Bretaña dejará de ser parte de la Unión Europea el 31 de enero del próximo año. Toda la resistencia al Brexit en el Parlamento y fuera de él se acabó. Los nuevos diputados conservadores son todos leales al mandatario británico, por lo que el Brexit de Johnson será aprobado e implementado.

El primer ministro desea con fuerza la salida de la UE. El mandatario británico insertó una cláusula en la ley de retirada de la Unión Europea que haría ilegal solicitar una nueva prórroga. Es una medida simbólica, porque podría, si fuera necesario, cambiar esta ley de nuevo, pero al menos se compromete y, al mismo tiempo, intenta chantajear a la UE con una presión de tiempo.

El “esqueleto desnudo” de un acuerdo comercial

En Bruselas, el negociador Michel Barnier y Sabine Weyand, nueva directora de comercio de la Comisión Europea, dijeron que, en vista de que solo quedan once meses para llegar a un acuerdo con el Reino Unido, no se puede ser muy ambiciosos y sólo se puede hablar de un acuerdo comercial a grandes rasgos. Porque si la parte británica no cumple con la demanda de la UE de preservar las normas y leyes europeas, solo quedará la opción de un acuerdo muy básico sobre la libre circulación de mercancías. Todo lo demás, desde los servicios, el mercado financiero, el tráfico aéreo, la cooperación en ámbitos como la seguridad y la ciencia, tendría que renegociarse paso a paso a partir de 2021. Un total de siete leyes están ahora sobre la mesa para completar la separación del país de la UE.

El fin de la libre circulación de los ciudadanos de la UE está explícitamente establecido: a partir del 2021 serán tratados de la misma manera que los inmigrantes del resto del mundo, quienes estarán sujetos a una nueva ley de inmigración. Además, los derechos de los trabajadores se disocian de las normas de la UE, tema que ha sido rápidamente recogido por el primer ministro en su plan de Gobierno.

Una nueva era dorada

Desde que asumió el cargo, ha quedado claro que a Boris Johnson le gusta hacer promesas. Él habla ahora de una “transformación total” de Gran Bretaña, prevé un mandato de diez años y quiere anunciar una “nueva era dorada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *