La titular de Gobernación indicó que no se piensa romper relaciones ni expulsar al embajador de Bolivia tras el aumento de la tensión con ese país.

Forbes México / Redacción

Luego de que su embajadora fue expulsada de Bolivia, el gobierno de México descartó que exista la intención de romper relaciones con dicho país.

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, indicó que tras la decisión de la presidenta interina boliviana, Jeanine Añez, hay tensión diplomática, pero tampoco se piensa declarar persona non grata a su embajador en la Ciudad de México, José Crespo.

“No podemos negar que existe una tensión entre el gobierno de México y las autoridades en Bolivia”, dijo la funcionaria en rueda de prensa, donde insistió en que el de Añez es un “gobierno de facto”.

La encargada de la política interior confirmó que el personal de la embajada de México en La Paz continuará trabajando con normalidad y que se garantizará la seguridad tanto de los trabajadores mexicanos como de los exfuncionarios bolivianos que solicitaron asilo político y se encuentran en la sede diplomática.

A su vez, el subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes, reafirmó que no se ha tomado la decisión de declarar persona non grata al embajador boliviano en el país.

“No hemos tomado ninguna decisión de declararlo igual (al embajador boliviano en México) porque nuestra posición es por el diálogo y seguir construyendo canales de comunicación”, dijo Reyes al canal televisivo Foro TV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *