El consumo y la demanda externa serán los factores claves para que el PIB de México crezca 1.1%, estima Jessica Roldán al tiempo que advirtió del deterioro de la confianza de los inversionistas.

CNN Expansión / Alejandro Bazán

La economía mexicana tendrá un crecimiento “inercial” de 1.1% este año, el cual estará soportado principalmente en el consumo y en la demanda externa, pronosticó este jueves la economista en jefe de Finamex Casa de Bolsa, Jessica Roldán.

Para 2019 se espera un nulo crecimiento.

“En nuestras perspectivas para 2020 consideran en general un entorno más favorable para la economía mexicana, no obstante seguimos considerando riesgos importantes a la baja”, dijo.

“Esperamos una recuperación inercial para 2020. Nuestro pronóstico puntual es de 1.1%. Creemos que el consumo y la demanda externa van a seguir siendo los que van a proveer soporte a la actividad económica”, agregó Jessica Roldán.

La especialista dijo que a pesar de la incertidumbre que aún prevalece entre los inversionistas sobre el país, Finamex espera que se frene el deterioro de la confianza en los siguientes meses.

“La merma en la confianza y la falta de claridad respecto al cambio en las reglas del juego en la economía han estado creando un ambiente que no es propicio para emprender proyectos de inversión porque toman cierto tiempo, tienen un tiempo de maduración. Y el hecho de que una empresa o pueda planear en multiperiodos porque no tiene certidumbre sobre cuáles van a ser las reglas del juego independientemente de las tasas de interés que tengan en ese momento inhibe los proyectos de inversión”, dijo la especialista en una reunión con medios de información.

“Nuestro pronóstico base es que esta falta de confianza va a empezar a recuperarse”, añadió.

Cabe recordar, que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) denunció este miércoles la falta de certidumbre para invertir en el país.

Roldán comentó que el entorno registrará una mejoría cuando se vean las reglas y los efectos del acuerdo para impulsar la infraestructura anunciado el año pasado.

La economista advirtió que en el segundo semestre pueden registrarse episodios de una mayor volatilidad debido principalmente a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, cuya economía crecería 1.8% este año.

Roldán consideró probable que sea Moody’s la agencia calificadora que recorte la nota soberana de México en la primera mitad de 2020. Lo cual a su vez provocará un recorte a la calificación de Pemex, generando una presión temporal en el tipo de cambio peso-dólar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *