El conflicto en Medio Oriente y las agresiones entre Irán y EU provocan que muchos países salga a comprar toneladas de oro.

Forbes México / Redacción

Son días dorados para el oro. El codiciado metal precioso elevó su precio casi en un 20% con respecto al dólar en 2019. No es una sorpresa ver que los fondos de oro dominan los fondos de inversión de mayor rendimiento de 2019 en el Reino Unido, sector muy relevante para los servicios financieros.

Si el año pasado terminó bien para el metal, 2020 comenzó aún mejor. En la primera semana de enero, el precio del oro alcanzó su nivel más alto en siete años, subiendo a casi 1,600 dólares (unos 1,432 euros) por onza troy o 50,798 dólares por kilogramo. Los analistas del mercado del oro predicen que continuará incrementando este año.

El oro es uno de productos de intercambio comercial más antiguos del mundo. Sin embargo, a diferencia de otros activos, no produce un dividendo. El precio sube o baja y su fortuna sube o baja con él. Entonces, ¿qué hay detrás de la actual subida?

Cae una bomba y sube el precio del oro

Según Jim Wyckoff, analista de Kitco, una empresa de análisis del mercado de metales preciosos, el oro tuvo un impulso considerable en la segunda mitad de 2019 por varios motivos.

Una de las mayores razones fue la caída del dólar estadounidense ante otras divisas extranjeras. Cuando el dólar se devalúa, favorece el precio de las materias primas porque, al estar típicamente cotizadas en dólares, las hace más atractivas para su compra.

Además, la subida del precio del petróleo crudo (posiblemente el líder del sector de las materias primas) impulsó aún más el valor del oro. Las perspectivas de movimiento en un acuerdo comercial entre EU y China también ayudaron, ya que el gigante asiático es un importante mercado de oro. Además, en conjunto, Turquía, Rusia y China compraron casi 120 toneladas de oro sólo en el tercer trimestre del año pasado.

“Así que combinando todo eso, el oro tuvo un impulso en su valor. Y luego, el viernes pasado tuvimos el impactante evento geopolítico”, dijo a DW Wyckoff. Esto en referencia al ataque con drones de EU en el aeropuerto de Bagdad en el que murió Qasem Soleimani, líder militar iraní. El asesinato se produjo en medio de las crecientes tensiones entre EU e Irán y alimentó los temores de un conflicto militar más amplio en Oriente Medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *