La reapertura de empresas, bajo protocolos de seguridad sanitaria es un hecho; sin embargo, COPARMEX insiste en la prioridad del apoyo a los empresarios para que la reactivación económica sea exitosa.

Klever Business Media / Ale Campos

Después de que el gobierno federal presentó el plan progresivo para el regreso a la “nueva normalidad del país” y la reactivación de las actividades sociales, educativas y económicas, luego de la pandemia de COVID-19, la presidenta de COPARMEX, Querétaro, Lorena Jiménez Salcedo expuso que tanto grandes, como pequeñas y medianas empresas, deberán acatar las disposiciones de seguridad sanitaria que dicte el gobierno estatal, mismas que estarán alineadas a las normativas federales.

El plan de la “nueva realidad” funcionará en tres etapas, junto con un semáforo por entidad federativa que señala cuatro niveles:En una primera etapa, los 269 municipios ubicados en 15 estados, denominados “municipios de la esperanza”; y que no tienen contagios, reiniciarán sus actividades el próximo 18 de mayo. La segunda etapa, será de preparación para la reapertura en el resto del país. Además se activan los sectores de construcción, minería y fabricación de equipo de transporte. A partir del 1 de junio iniciará la tercera etapa con la aplicación del semáforo por regiones. 

Te recomendamos dar lectura a: Los sectores automotriz, minero y construcción tienen luz verde para arrancar

“En Querétaro, el sector de manufactura, automotriz y el sector aeroespacial son los que generan mucho empleo a las pequeñas y medianas empresas que han surgido dentro del estado, al albergue de todas estas industrias”, dijo Jiménez Salcedo.

Por lo que se prevé que, la economía de la entidad inicie con el proceso de reactivación sobre todo en las medianas empresas, que son las que proveen en muchos casos, a las grandes empresas. Cabe destacar que la titular de COPARMEX hizo referencia a que no se cuenta con el número exacto de cuántos serán los trabajadores que se reincorporen a sus actividades.

Al respecto, también se hizo énfasis en que el 60% de las empresas que forman parte de la Confederación (COPARMEX) son MiPyMES; mientras que el 40% restante lo conforman grandes empresas; por lo tanto será en ese sentido, que la reactivación se verá reflejada, dependiendo del giro en que se encuentren.

Protocolos de seguridad sanitaria.

La presidenta de COPARMEX en Querétaro, aseguró que todas las empresas deberán contar con protocolos de seguridad para evitar los riesgos de contagio entre sus colaboradores; mencionó que algunos de ellos serán la sana distancia, el uso de cubrebocas, sanitización de espacios comunes, etc. 

No obstante, el sector empresarial y económico, se encuentran a la espera de que las autoridades de salud, tanto federal como estatal, especifiquen de manera formal, cuáles serán las medidas obligatorias que permitirá la reapertura de las empresas.

Al respecto, Paloma Valdivia Iturbe, Directora de Desarrollo Industrial de CANACINTRA en Querétaro, comentó que todas las empresas o negocios tienen algo esencial dentro de sus cadenas de producción;sin embargo, deberán acatarse a los lineamientos expuestos por el gobierno federal en cuanto a cuáles son consideradas de giro esencial y con base a dichos lineamientos, CANACINTRA dará a conocer las disposiciones de la “nueva normalidad” a sus agremiados.

“Desde la parte industrial haremos hincapié para que se establezcan todas las medidas necesarias para poder tener esta activación lo antes posible, insisto, siguiendo con lo que los expertos en la materia nos hagan saber y así nosotros, comunicarlas a todos nuestros agremiados y a la industria en general”, señaló Paloma Valdivia Iturbe.

Necesarios los estímulos fiscales

La postura empresarial ante la reactivación de algunas industrias, continúa apelando a la necesidad de apoyo en estímulos fiscales para los grandes, medianos y pequeños empresarios. De esta manera, la titular de COPARMEX en Querétaro expuso que el gobierno federal debe otorgar más apoyo.

“Algunas empresas, lograron mantenerse, sin embargo, están endeudadas; perdieron colaboradores, no tienen liquidez; no es nada más abrir y que todo vuelva a ser como hace 3 meses; la mayoría son empresas que no se construyeron de la noche a la mañana y su reactivación no es diferente, pues es como empezar de cero, y con deudas” dijo. 

Finalmente, Jimenez Salcedo, expuso que la pandemia no se le puede atribuir a personas, ciclos económicos o a épocas, haciendo referencia al apoyo que otros países han otorgado en términos de estímulos para ayudar y favorecer a la reactivación de la economía formal (sin olvidar la informal) en tanto que, la federación continúa sin favorecer al empresariado mexicano y continúa viviendo en el pasado.

“A nivel nacional hay 20 millones de mexicanos que están dentro de la informalidad y también se les debe de apoyar; no queremos que cada vez haya mas informalidad, se tiene que luchar para que todos se incorporen a la formalidad y evitar políticas económicas o de estado que favorezcan al crecimiento de la informalidad”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *