EEUU China

La guerra arancelaria entre las dos mayores economías tiene a los mercados del mundo en vilo, pero los problemas entre ambas potencias son mucho mayores.

Expansión /  Fernanda Hernández Orozco

China y Estados Unidos llevan enfrascadas más de un año en un conflicto comercial que ha puesto de cabeza a los mercados mundiales y que ha comenzado a mermar el desempeño económico de Beijing. El conflicto parece no tener fin.

El presidente Donald Trump y el gobierno de Xi Jinping han elevado sus apuestas en las últimas semanas, a pesar de que estos países acordaron una tregua comercial durante la cumbre del G20, celebrada a finales de junio.

El banco Goldman Sachs advirtió la semana pasada que un acuerdo comercial no llegará antes de las elecciones estadounidenses de noviembre de 2020, pues los funcionarios de Washington y Beijing están “adoptando una línea más dura”.

Sin embargo, el reciente anuncio de Washington de retrasar a diciembre los aranceles a laptops y teléfonos móviles provenientes de China fue recibido como una reversa de EU en sus medidas contra la potencia asiática.

Sin embargo, el comercio no es lo único que enfrenta a Washington y Beijing. Ambos países tienen posiciones encontradas en temas como el acuerdo nuclear con Irán, la desnuclearización de la Península de Corea y la crisis política en Venezuela.

Ante esta situación, los temores de que el conflicto entre ambas potencias pueda llegar a las armas se hace cada vez mayor. Algunos explican que incluso, han caído en la trampa de Tucídides, es decir, un choque inevitable entre una potencia hegemónica y una potencia emergente, en este caso, Estados Unidos y China, respectivamente.

Si bien, la relación bilateral se encuentran en un momento muy delicado, las posibilidades de un enfrentamiento militar entre China y Estados Unidos aún son lejanas, indicaron especialistas consultados por Expansión.

“Es una situación muy complicada lo que estamos viendo ahora, porque por los dos lados (China y Estados Unidos) estamos viendo cómo los gobiernos tienen presiones para actuar de una o de otra manera con respecto al otro”, indica Marisela Connelly, profesora del Centro de Estudios en Asia y África del Colegio de México (Colmex).

Dos visiones sobre China

La especialista en política exterior China explica que en Estados Unidos existen dos grupos de políticos y académicos que aconsejan al presidente Donald Trump sobre qué hacer respecto al creciente poder económico y político de China.

El primer grupo está conformado por políticos de línea dura que aseguran que China pone en riesgo la hegemonía de Estados Unidos como principal potencia en el mundo, por lo que hay que actuar para frenarlo. El principal diplomático estadounidense parece estar en el primer grupo.

“China está amenazando la posición dominante de los Estados Unidos y tenemos que hacer lo posible para evitar el sorpasso”, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, en el Hudson Institute el 4 de noviembre de 2018.

Y es que China, gracias a las reformas económicas implementadas desde 1979, ha tenido un crecimiento económico sin precedentes, que trae con el también mayor poder político y militar, de acuerdo con Ulises Granados, coordinador del programa Asia Pacífico del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *