Todo nos impulsa a renovarnos y la percepción de riesgo que tenemos las personas sobre el cambio se encuentra en distintos factores.

Por: Carlos Ruiz

Como líderes enfrentamos de forma acelerada el desafío del cambio. Crecimiento, modificaciones en el entorno, nuevas tecnologías, diferentes necesidades de los clientes, todo nos impulsa a renovarnos, a ser diferentes. Esa es la fuerza que nos mueve hacia adelante, pero nuestra reacción hacia la pérdida por la destrucción creativa, la inercia estructural, el estatus quo, entre otros elementos, desaceleran e incluso detienen la implementación de esos grandes avances que necesitamos para seguir avanzando.  

Grandes transformaciones, como adoptar un modelo operativo Agile, implementar un IBP, o convertirse en industria 4.0, pueden detenerse o ver reducida su eficacia si no se anticipan los obstáculos que pueden aparecer durante el proceso de cambio. En nuestra práctica, tenemos identificados algunos patrones de pensamiento que, una vez detectados en los equipos, permiten abrir conversaciones transparentes sobre los distintos puntos de vista de los involucrados en el cambio, y de actores externos. Éstos patrones provienen de la percepción de riesgo que tenemos las personas sobre el cambio en distintos factores:

Riesgo de Desempeño: Las acciones implementadas no tendrán efecto en el resultado. El cambio no servirá.

Esfuerzo: El tiempo invertido en el proceso no valdrá la pena.

Financiero: El dinero invertido en el cambio, no generará el rendimiento esperado. 

Costo de Oportunidad: Al seleccionar una opción, estamos dejando a un lado otras opciones que pueden ser mejores.

Riesgo de Mercado: Si otra organización está implementando una mejor estrategia que la nuestra, nos quedaremos atrás.

Social: Nuestro equipo será percibido como perdedor.

Personal: Nuestros empleos están en riesgo.

Riesgo de perder el éxito anterior: Hasta ahora hemos tenido buenos resultados, ¿por qué cambiar? Esperemos que pase esta temporada.

Para abrir las conversaciones respecto a los riesgos y cómo superarlos, es necesario un entorno para generar compromiso de todos en la organización. Anteriormente, el involucramiento del equipo directivo era considerado el principal requisito para una transformación. Ahora, todos deben sentirse bienvenidos como creadores del cambio, necesitan estar involucrados, participar activamente y compartir ideas sobre cómo reducir los riesgos. Este ejercicio, puede generar una historia compartida y comprender que estamos ante una oportunidad única de crecimiento, aprendizaje, de crear nuevas formas, y reinventar nuestro producto, nuestra organización y a nosotros mismos.

Avance genera avance.

*Facilitador Profesional | Partner, Evolution Metrics

LinkedIn // [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *