Divorcios que no acaban, acuerdos comerciales que mueren y los que nacen, crisis, potencias económicas en guerra comercial y el factor Trump, todo, es parte del coctel que marca la década.

CNN Expansión / Redacción

Crisis económicas y cambios en las economías del mundo son sucesos que han sacudido a las naciones y su dinámica con el resto del mundo.

El drama Venezuela

El país tocó fondo como consecuencia de un gobierno que destinó recursos en programas sociales y ultra dependiente del petróleo.

La economía de Venezuela depende principalmente del petróleo. La salud financiera del país se encontraba en excelente condición cuando el precio del barril del crudo era de 100 dólares, entre 2013 y 2014.
La inflación acumulada en este país sudamericano durante 2019 es de 5,515%.

La crisis en Venezuela ha provocado que millones de sus habitantes dejen su hogar; se estima que alrededor de 20% de los venezolanos han migrado por la situación en su país.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos

Con un crecimiento vertiginoso, China se convirtió en la segunda economía del mundo en 2010, adelantando a Japón y solo por detrás de Estados Unidos.

La mayor fábrica del mundo ha blandido sus ambiciones militares y se ha posicionado a sí mismo como un rival estratégico de Washington.

A mitad de la década, China reclamó su posición en el sector tecnológico, trabajando hasta convertirse en un líder mundial en robótica, tecnología de la información y energías renovables.

El país asiático ha tratado de cambiar de rumbo: ya no está satisfecho con albergar fábricas para producir los bienes de consumo del mundo.

Estados Unidos quizás siente que China podría disputarle la supremacía. Y bajo Trump, estalló esa preocupación.

El líder republicano comenzó una guerra comercial con China, basada en la acusación de un robo desenfrenado de propiedad intelectual. El mandatario ha impuesto fuertes aranceles sobre los productos chinos, pero Beijing no se amilanó. Y aunque los dos países firmen un acuerdo comercial de “fase uno” en los últimos días de esta década, esta lucha seguramente definirá la próxima década.

El Brexit

La decisión de hace tres años y medio mediante la cual el Reino Unido votó por salirse de la Unión Europea (UE) y terminar con 40 años de pertenencia a esta organización internacional fue un hecho que marcó está década.

La votación se hizo el 23 de junio de 2016 en unas elecciones en las que el 51.8% de los votantes decidió que era mejor la separación contra un 48.1% que quería quedarse en la UE.

Recientemente, los países de la Unión Europea (UE) aceptaron retrasar hasta el 31 de enero de 2020 la salida del Reino Unido de la comunidad, tal y como había solicitado el primer ministro británico, Boris Johnson.

Los británicos no logran llegar a un acuerdo sobre las condiciones del divorcio. Los diputados rechazan primero un acuerdo alcanzado con la UE por la primera ministra Theresa May y luego un segundo texto negociado por su sucesor Boris Johnson. Tras su victoria en elecciones legislativas anticipadas en diciembre Johnson obtiene un primer voto de apoyo de la nueva Cámara de los Comunes a su acuerdo de Brexit. Se espera la adopción final el 9 de enero para una salida de la UE el 31 de enero de 2020.

La salida del euro de Grecia

Como consecuencia de la crisis económica de 2008 en Estados Unidos, la Zona Euro también enfrentó una crisis pero en 2009. En ese año se dio a conocer que el gobierno griego en turno había falsificado la contabilidad nacional, por lo que se reveló que su situación económica era más grave de lo que se pensaba.

Tras esa revelación, el país se enfrentó a serios problemas para financiarse en el extranjero y el gobierno empezó a trabajar en varios rescates para el país: el primero en 2010, el segundo en 2011 y el tercero en 2015.

Fue en 2012 cuando se inició con el término de “grexit”, pues se tenía previsto que el país saliera de la Zona Euro porque estaba en quiebra y era reacio a aceptar los términos de un rescate para cerrar la brecha en sus finanzas.

Ya en 2018, después de ocho años y aproximadamente 330,000 millones de dólares (mdd) en préstamos, Grecia dejó los rescates.

A cambio, acordó recortar drásticamente el gasto e implementar reformas económicas. Los empleados del gobierno redujeron sus salarios, congelaron sus pensiones y su edad de jubilación aumentó. El gasto del consumidor se desplomó, el desempleo aumentó y muchas empresas cerraron.

La crisis económica en China

Algunos aseguran que la bonanza se encuentra en China. Sin embargo, desde antes de los pleitos comerciales con la principal potencia económica del mundo, Estados Unidos, esa visión se antoja lejana.

El crecimiento de la segunda economía más grande del mundo se enfrió el año pasado a su nivel más bajo en casi tres décadas ante una desaceleración en las manufacturas y el consumo, principalmente.

China ha retomado lentamente el ritmo de relajación monetaria al bajar su tasa de interés. Las autoridades están presionando a los bancos para que sigan apoyando a las pequeñas y medianas empresas con problemas de liquidez.

Argentina vive una crisis

Argentina es la tercera economía más grande América Latina y se encuentra en ‘virtual default’ por las calificadoras, en recesión, alta pobreza e inflación, con una situación parecida a la de finales de 2001, cuando el país sudamericano atravesó la peor crisis de su historia.

En 2018, Argentina había registrado una inflación de 47.6%, profundizando una tendencia que se inició con la crisis de 2001, al salir Argentina de la paridad cambiaria con el dólar vigente por 11 años. Es de los pocos países emergentes que no ha logrado controlar la inflación.

De enero a noviembre, acumula una inflación de 48.3% y el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que cierre 2019 en 57.3%, una de las más altas del mundo.

Además, la pobreza que afecta a 40% de los 44 millones de argentinos es uno de los temas que más preocupa.

Un nuevo método de pago: CoDi

La implementación de los Cobros Digitales (CoDi) se programó en el inicio de la nueva administración federal con el objetivo de reducir al máximo el uso del efectivo y la corrupción en el país. La Asociación de Bancos de México (ABM) –que en ese entonces era presidida por Marcos Martínez Gavica- había externado que trabajaba en el proyecto.

La ABM dijo que se habían destinado 80,000 millones de pesos para el desarrollo de tecnología, modernización de sucursales y desarrollo de servicios financieros. Fueron días de pruebas y el 18 de julio de 2019 iniciaron los primeros pilotos en tres ciudades del país: La Paz, Progreso y Tulancingo, ubicados en Baja California Sur, Yucatán e Hidalgo, respectivamente.

El Banco de México (Banxico) dejó muy claro que habría 33 instituciones obligadas a participar en la implementación de CoDi porque manejan más de 3,000 cuentas de depósito y que aquellas empresas financieras que no estuvieran listas serían sancionadas. La fecha límite fue el 30 de septiembre, fecha en que se hizo el lanzamiento oficial.

Un TLCAN más vanguardista

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos trajo consigo muchos cambios en la economía y el comercio. El presidente republicano calificó al TLCAN como el “peor acuerdo comercial” por lo que se iniciaron las negociaciones con los países involucrados.

Su sustituto bautizado como T-MEC fue firmado inicialmente el 30 de noviembre de 2018, y ratificado por México en junio de este año.

Pero su confirmación en el Congreso de Estados Unidos se complicó porque los legisladores demócratas exigieron previsiones para asegurar el cumplimiento de una reforma laboral mexicana exigida para evitar la competencia desleal con los trabajadores estadounidenses.

Tras meses de negociaciones, se acordaron enmiendas y un nuevo protocolo del T-MEC fue sellado con bombos y platillos el 10 de diciembre en Ciudad de México por los Ejecutivos de los tres países.

La versión final del T-MEC ya fue ratificada por el Senado mexicano el 12 de diciembre, en tanto Canadá ha prometido confirmar el acuerdo una vez que Estados Unidos lo haya adoptado, país donde pasó ya la Cámara de Representantes y espera el sí o el no en el Senado.

Las tasas de interés llegan a máximos históricos

En 2018, la tasa de interés de referencia se ubicó en niveles no vistos desde 2008, cuando estalló la crisis económica a nivel mundial. En diciembre de dicho año, la tasa de ubicó en 8.25%, desde el 8% anterior.

En ese entonces, el banco central argumentó que la inflación era uno de los motivos por los que la tasa debía dejarse en ese nivel.

Fue hasta agosto de 2019 cuando inició el periodo de bajas en la tasa de interés. En diciembre, los miembros de la Junta decidieron reducir en 25 puntos base la tasa para dejarla en 7.25%.Todo parece indicar que la tasa podría bajar hasta un nivel del 6%, de acuerdo con economistas.

Andrés Manuel López Obrador gana la presidencia

La llegada del tabasqueño a la presidencia provocó una serie de vaivenes para la economía de México. Y es que desde que se conocieron los resultados y previo al discurso de López Obrador el peso cotizaba en 19.72 pesos y al finalizar, la moneda perdió algo de terreno y superó los 20 pesos en operaciones electrónicas antes de la apertura de mercado

Pese a haber tocado los 20 pesos, con el tiempo, la moneda mexicana recuperó terreno y en los primeros 100 días del mandato de López Obrador, la moneda nacional acumuló una apreciación de 4.72% respecto al dólar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *