Foro Unplugged

Lentes de PET reciclado, una base de emprendimiento social

Un proyecto estudiantil gestado en la UNITEC hoy es una empresa con impacto social; el 5% de los productos de ICH son donados a comunidades marginadas.

La familia de Roberto Alvarado trabaja en el sector de salud visual desde hace Más de 30 a?os y al menos dos veces por a?o visitan comunidades marginadas y de pobreza extrema para regalar entre 30 y 40 lentes.

Roberto tiene 32 a?os y es egresado de la carrera de Administraci?n de Negocios de la Universidad Tecnol?gica de México (Unitec). Su visi?n cr?tica y de conciencia, as? como una alianza con su compa?ero de escuela, Adri?n Ram?rez, le permitieron dise?ar un armaz?n de lentes oft?lmicos con base en PET reciclado resistente, hipoaleg?nico, ligero y durable.

En México, Más del 40% de la poblaci?n sufre probleMás de visi?n, ya sea miop?a, astigmatismo o hipermetrop?a, y muchos de ellos no reciben el tratamiento adecuado por falta de recursos y los altos costos de los lentes, seg?n dados de la Secretar?a de Salud.

"Los lentes son caros porque el 80% de su costo lo absorbe el armaz?n y el 20% las micas, lo que los convierte en un producto de primera necesidad, pero que muy pocas personas pueden adquirir'?, dijo Roberto, socio fundador de ICH.

Actuamente, la firma tiene cinco modelos y fabrica 400 piezas mensuales. El precio al p?blico (mica y armaz?n) es de 499 pesos y tiene una resistencia de tres a?os y una durabilidad tres veces mayor que los lentes de pasta tradicionales.

"El ?xito de la empresa se refleja en sus ventas. Tan sólo durante 2014 vendieron 5,000 piezas'?, agreg? la directora de Enlace Profesional y directora de la incubadora de negocios de la Unitect, Lizbeth Garc?a Rinc?n.

El proyecto ICH no ha sido f?cil de echar a andar, ya que la falta de recursos y maquinaria han sido sus principales.

Recientemente ganaron un concurso internacional en el que obtuvieron 50,000 d?lares que utilizar?n para comprar maquinaria y materia prima para fabricar 10,000 lentes por Más.

Para que un emprendedor social sea exitoso debe tener visi?n sist?mica. "Su iniciativa debe buscar tener incidencia en pol?ticas publicas'?, dijo por su parte la directora de Ciudadan?a para Todos, de la aceleradora de negocios sociales Ashoka, Mar?a Luisa Luque.

'Los emprendedores sociales tienen dos tareas: resolver una problem?tica social y hacer que el negocio sea rentable. Una combinaci?n rara que pocos entienden y est?n dispuestos a apoyar'?.

En México, poco a poco se ha ido desarrollando el ecosistema del emprendimiento social, desde la trinchera de Ashoka se han apoyado 200 proyectos, mientras que la Unitec, en cuatro a?os, ha impulsado a 90 empresas con estas caracter?sticas en diferentes sectores.

"A?n falta una figura legal que permita a las empresas sociales constituirse como una organizaci?n con funciones de empresa y asistencia social en una sola entidad, porque hacerlo por separado implica costos y tiempos'?, agreg? Luque.

Cada Más, ICH dona el 5% de sus lentes a las comunidades marginadas en el Distrito Federal y Veracruz para continuar con la filosof?a de su familia y el sentido social de su negocio.

En el país existen diversos proyectos que contribuyen a mejorar la salud visual de personas con bajos recursos entre ellos destacan: Sala Uno (que elimina la ceguera a trav?s de cirug?as de bajo costo), Cl?nicas de la Az?car (ofrece consultas y tratamientos para personas con diabetes) y Ojos que sientes (que capacita y genera oportunidades de empleo para personas con discapacidad visual).


Fuente: CNNEXPANSI

Autor: Samantha ?lvarez

EDICIÓN
IMPRESA